Décimo grado

 

SEMESTRAL II CÍVICA 10

SEMESTRAL II CÍVICA 10

    Esta pregunta es obligatoria.

    Lee cuidadosamente el siguiente texto observando los signos de puntuación con las pausas que indican. Luego, responde los ítems del cuestionario de comprensión lectora.

    Urbanidad y civismo. ¿Cómo se educa en las familias y en la escuela a los chicos que tienen la ciudad llena de pintadas y los que tiran por el suelo papeles? Tenemos que volver al pasado para recuperar, con carácter generalizado, la urbanidad y el civismo, pero no sólo en las aulas, como parece que se quiere conseguir (o se debería perseguir) con la nueva asignatura de formación ciudadana, sino en el seno de las familias, de las empresas, de los sindicatos, de las formaciones políticas y hasta en las comunidades de vecinos. Urbanidad y civismo no son la misma cosa, pero suelen ir de la mano. Cualquiera habrá comprobado que aquellas personas que, en el trato social, se muestran amables y educadas, también se comportan como buenos ciudadanos. Los chicos que no sólo no saludan cuando se cruzan con vecinos, sino que ni siquiera contestan al saludo de éstos, lo más probable es que sean los autores de las pintadas en los ascensores. ¿Cómo se educa en las familias y en la escuela a los chicos que tienen la ciudad llena de pintadas y los que tiran por el suelo papeles y botes de refresco cuando tienen al lado una papelera o un contenedor de basura? ¿Y los que destrozan fachadas de edificios y cristaleras de escaparates? Seguramente son hijos de quienes cuando les cedes el paso para entrar en las dependencias de Tráfico, por ejemplo, ni te miran aunque estés sujetando la puerta para que no les golpee las narices. Un ochenta por ciento de conciudadanos, aproximadamente, no se digna pedir perdón cuando invade la zona por donde deambulas y te da un empujón del carajo ni aun cuando seas tú el que dice «perdone», una reacción automática de urbanidad que se mama en casa (ya que no en la escuela) o ya no se adquiere jamás. La urbanidad podría ser un antídoto contra la crispación y la intranquilidad. Valdría incluso para los políticos. Como el civismo, como el comportamiento de buen ciudadano, todo lo contrario de quienes hacen gala, permanentemente, de mezquindad, vileza y grosería. Si ser cortés y caballeroso es una antigualla, es preciso un esfuerzo de los diseñadores del futuro para recuperar (como se hace con la moda) esos valores para la pasarela de una sociedad que ha perdido el norte, el sur, el este y el oeste, o sea, que está desorientada. Se supone que somos más cultos que nunca, pero no es creíble mientras reprobemos o perdamos en urbanidad y civismo, dos asignaturas que hay que implantar de nuevo. Pero ya y comenzando por la familia y las aulas. Por favor. (Fuente: Gómez Carrión, Ramón. “Urbanidad y civismo”. Diario La Verdad. Maracaibo, mayo de 2010.)
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.

    Lee cuidadosamente el siguiente texto observando los signos de puntuación con las pausas que indican. Luego, responde Las preguntas de la 8 a la 11

    URBANIDAD Y TACTO SOCIAL: 8 REGLAS PARA MEJORAR LA SOCIEDAD DESDE UNO MISMO Muchas veces nos quejamos de que la gente es irrespetuosa, descortés e indiferente. Sin embargo, una pequeña mirada hacia las reglas básicas de civilidad podría darnos más de una sorpresa: ¿estaremos teniendo, sin advertirlo, actitudes y conductas que causen incomodidad en los demás? La urbanidad consiste en saber convivir en comunidad, saber comportarse de modo correcto en cualquier ocasión para agradar a quienes nos rodean. Para cultivar esta virtud, es imprescindible desarrollar el "tacto social". Muchos afirman que poseer tacto es "tener una especie de sensibilidad hacia los demás que permite presentir y adivinar sus sentimientos, y estar en consonancia con ellos; utilizar el tono debido o tener la actitud precisa con cada persona en particular". Estos son algunos de los principios básicos del tacto social: 1. Respetar al otro como un otro: su carácter, su amor propio, sus opiniones, inclinaciones, caprichos, costumbres, etc., aunque las consideremos defectos. El respeto da un paso más que la tolerancia. 2. Escuchar, más que hablar: descubrir quién es el otro, qué quiere, qué piensa. No dirigirse a él como si fuera una proyección de nosotros. Hablar sin descanso es una descortesía hacia los demás, y además revela cierto egoísmo. 3. Comprender, antes que juzgar: no odiar al otro ni hablar mal de él ante otros por lo que creemos que son sus defectos. Siempre es mejor preguntarse: ¿qué hace que la persona que nos molesta actúe de la forma en qué lo hace? Así, será más fácil que comprendamos y más difícil que odiemos. 4. Pensar antes de actuar o de hablar: elegir siempre la mejor oportunidad, no ser imprudente. Evitar palabras molestas, observaciones poco delicadas, descorteses o demasiado personales. 5. Ser discreto: no hacer preguntas que nos hagan parecer excesivamente curiosos, ni divulgar los secretos que otros nos han confiado. De lo contrario, nos ganaremos que nadie confíe en nosotros. 6. Adecuar el discurso a los conocimientos del otro: evitar hacer comentarios sobre historia, ciencia, cultura o arte cuando no se conoce el grado de conocimiento de las personas que escuchan. 7. Adecuar el discurso a la situación del otro: percibir cuál es su estado anímico y, según eso, decir lo que sea apropiado. 8. Tratar a los demás como nos gustaría ser tratados. Todas estas reglas, que podrían sintetizarse en la última, resultan básicas para vivir civilizadamente. Por lo general, no están escritas, pero cuando todos las respetan nuestra vida se hace más agradable. Es importante cumplirlas, ya que cuando uno lo hace da un buen ejemplo. Ni hablar de la gentileza: pedir por favor, agradecer, ceder el asiento. Ser gentiles y civilizados, más allá del cumplimiento de ciertas normas básicas, implica recordarle al otro que es persona, y que la relación que podemos tener con él es una relación entre personas. En ámbitos en donde reina el buen trato, con tacto y civilidad, se vive mejor, el ambiente mejora y las relaciones humanas se enriquecen. (El texto ha sido tomado con fines educativos de: http://cajadecambios.blogspot.com/2006/12/urbanidad-y-tacto-social-8-reglas-para.html)
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.

    Lee cuidadosamente el siguiente texto observando los signos de puntuación con las pausas que indican. Luego, responde los items del cuestionario de comprensión lectora

    Es relativamente habitual que los padres reprendan a sus hijos en casa por comer con la boca abierta, por echar la mano a la comida, por interrumpir mientras está hablando otra persona... y por otros malos comportamientos. Los buenos hábitos, modales y costumbres se transmiten de generación en generación y son imprescindibles para una convivencia respetuosa, cívica y tolerante. Pero, ¿qué ocurre con algo tan nuevo como Internet? Están naciendo las nuevas generaciones teniendo a su alcance un medio que no han podido tener sus padres o sus abuelos, la Red, Internet. Sin embargo, pareciera que la Red es una jungla donde cada cual actúa como le parece. La grandeza y universalidad de los buenos modales hace que sus reglas sean aplicables, de igual manera, a Internet. Pueden llamarse de muchas formas: netetiqueta, etiqueta online, etiqueta en la Red o denominarse con cualquier otro término, pero en el fondo expresa la necesidad de establecer unas reglas de comportamiento válidas para lograr una convivencia correcta y pacífica en la Red. Internet no es diferente. Detrás de cada ordenador hay una persona. Cuando escribe un correo electrónico, chatea en una sala, establece una video conferencia, escribe en un foro, etc. detrás siempre hay una persona. ¿Hay alguna razón para actuar de forma diferente a como lo hace en su vida diaria? El anonimato, en muchas de estas comunicaciones, no tiene porque hacerle a uno un maleducado e incluso un gamberro. Quien se comporta de esta manera en la Red, es muy probable que también lo haga en su vida diaria. Los buenos modales no son reglas que solo deban utilizarse cuando uno está identificado. Al igual que una persona no se comporta de forma incorrecta cuando sale de su ciudad o de su país, aprovechando que no le conocen. Eso denota una pésima educación. Internet, es una nueva forma de comunicación en la que debe regir un orden y unas mínimas reglas de educación para que no sea un caos, para que no sea un medio para provocar, insultar, difamar, etc. Las nuevas Redes sociales son un nuevo círculo de amistades que cada persona añade, de forma voluntaria, a sus relaciones personales. Educar. Los padres, si reprenden a su hijo cuando come con la boca abierta, agarra los alimentos con las manos, etc. también deben reñirle cuando insulta en un chat, cuando escribe un correo electrónico de forma incorrecta o cuando no tiene un buen comportamiento, en general. No es gracioso, aunque haya algunas personas a las que si se lo parece, tener este comportamiento en la Red. Estos conocimientos tienen una validez, prácticamente, universal y le servirán toda su vida. No le estropee su futuro. Nadie debe olvidar que la Red, también tiene sus reglas de comportamiento. "Los buenos modales, a las personas, les hacen más sociales".
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.
    Esta pregunta es obligatoria.